Hache muda

Estándar

 

Podía verte enamorando disparates por Madrid,
como el susurro frágil que se pierde con un beso.
­Eras una palabra atrapada en la garganta de la pena,
Y yo, sólo un necio que escribe amor con H para que suene mudo.

Tan infeliz que dolía pensarte,
una ecuación con demasiadas incógnitas para tercero de primaria.
Jugué contigo a las dudas infinitas,
a acabar en tablas los silencios.

Maté a patadas los te quieros,
antes de que pudiesen soñar con un nosotros.
Creo que todo era por miedo
a escribir alegría con H y que sonase muda.

Cada vez se hizo más urgente atrincherarse,
huir de las heridas y desastres.
Reconocer los finales aceptando las derrotas,
y escupir las despedidas como si fuesen puñales.

De lo único que me arrepiento,
es de no haber aprendido a escribir odio con H para que sonase mudo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s