Analogía complicada

Soñando hasta siempres me olvidé de un no me olvides
oxidado entre los pliegues de un quizá que sonaba a reproche.
Y nunca supe si tu adiós era el portazo a los renglones torcidos
de nuestra historia que acababa,
o el último punto de los suspensivos a todos nuestros besos entre líneas.

En cualquier caso, acabé siendo un cero a la izquierda en tus sumas,
y tú esa ecuación indescifrable.
Y así es imposible decir que hubo algo entre nosotros,
o sólo fue el ascensor que nunca consiguió llegar al postre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s