Su cálida sonrisa

Estándar

Ella me dedicó la más cálida de las sonrisas cuando mi mundo giraba a menos cuatro grados sin calefacción. Es algo que no se olvida fácilmente. Os prometo que nunca se trató de sexo, ni de atracción, sentimiento, ni mucho menos amor. Claro que había química, pero para lo otro tendría que haberle dicho que se quedara a mi lado, y ella probablemente habría agarrado mi mano, y acariciado mi nuca con sus dedos finos. Todo hubiese sido más fácil y menos duro. Creo que habría aprendido a ser feliz, aunque fuese a mi manera, y ella habría sabido aceptarme sin presiones, tan sólo buscando lo que soy, y no lo que podría ser.

Sé que ella a mi lado no hubiese tenido tanto calor, ni caricias suaves, ni sonrisas sin muecas. A fin de cuentas nunca pude darle más que aquella noche en la que su sonrisa me salvó la vida.

Anuncios

Acerca de luiscanoruiz

Soy escritor y poeta vallisoletano de 28 años. Actualmente tengo un poemario, "VerS.O.S.", y dos novelas, "Los últimos días de noviembre" y "Cómo Sobrevivir a Carla". Puedes consultarme más datos sobre mi en el resto de enlaces del blog.

»

  1. Dar y recibir…Difícil equilibrio…Lo que desde luego cuenta es cuando das desde el corazón, sea la cantidad que sea, incluso aunque recibas menos o nada…Dar desde lo más profundo es entregar algo de lo inaccesible, de lo invisible de nosotros, eso ya tiene un gran valor por sí mismo…Hay que dar…Hay que darse aunque sea a ratos…Hay que recibir… Aunque a ratos sea también.

    Abrazos!!

    Me gusta

  2. Pingback: Índice de relatos | Luis Cano Ruiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s