Sesenta y cuatro segundos

Estándar

 

Imaginemos por un instante sesenta y cuatro segundos escuchando a Justin Bieber,
o lo que es lo mismo, sesenta y cuatro segundos sonando la puta alarma del móvil por la mañana,
para anunciar los primeros sesenta y cuatro segundos de un día sin ti.

También me gustaría explicarte la diferencia entre sesenta y cuatro segundos de caída libre con o sin paracaídas,
sesenta y cuatro segundos rompiendo platos mientras nos acuchillamos a gritos,
o sesenta y cuatro segundos sosteniendo tu mirada.

No es lo mismo sesenta y cuatro segundos corriendo detrás del autobús si el conductor te espera
con las puertas abiertas o si te sonríe mientras acelera y te tragas el humo.
Es como esperar sesenta y cuatro segundos para recibir un suspenso y aprobar por los pelos.

La mejor manera de que lo entiendas, y este dato lo enunció un tipo listo llamado Einstein,
es decirte que no es lo mismo sesenta y cuatro segundos besándonos,
que sesenta y cuatro segundos follando.
Lo primero sería maravilloso; lo segundo…
…tengo que trabajar en ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s