Gatos

Estándar

Aprendí a conocerte en círculos porque todos tus rincones tenían el nombre de otro.
Siempre se me dio mejor dar rodeos,
y evitar las telarañas que adornaban tus esquinas.

Andaba de puntillas por tu vida.
Siempre había ropa y recuerdos tirados por el suelo,
y se podían contar las madrugadas de insomnio en tu piel.

Nunca me atreví a recorrer el pasillo de tus sueños,
en el que las sonrisas siempre se enganchaban en algún clavo suelto.
Ni siquiera probé los muelles del sofá que se oxidaban por noches de sexo y mañanas de lágrimas.

De haberte besado, creo que habría perdido muchas vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s