Poema para la Inspiración

Estándar

¡¿Ahora vienes, hija de puta?!
cuando llevo ya cuatro whiskys, y voy por el quinto,
y mañana no me acordaré que te necesité,
para escribir sobre la soledad, o sobre la morena de la barra.

Es más, mañana me acordaré que ni siquiera me gustan las morenas,
y la magia se marchará como lo harás tú,
cuando rompa el alba y recuerde
que seis whiskys me impidieron disfrutarte.

Te quiero y te odio a partes iguales.
Te odio porque vienes al séptimo whisky
como si siempre hubieses estado ahí.

Y eso, eso es lo que me jode.
Que vienes cuando te da la gana,
y encima me enamoro de ti como si me dieses la vida,
cuando en realidad me matas lentamente cuando me niegas tus besos.

Si me preguntas porque te quiero,
te diré que porque llevo ocho whiskys soñando
con las palabras que traerá la marea en tus labios,
cuando hagamos el amor
y crea que puedo ser feliz siempre que quiera.

Me miras y sonríes, y apuro el noveno,
y escribo torpemente cuatro versos que hablan de tu falda.
Te miro y sonrío, porque has conseguido herirme con un guiño,
y desnudarme por sorpresa cuando te creía lejana.

Vienes, y como llevo diez whiskys y no puedo escribir,
le atizo un puñetazo al primero que pasa a mi lado.
Y finalizo la noche con el sabor a sangre y a fracaso en la boca,
con el dolor de tu inoportuna aparición y mi estúpida ocurrencia
de ir a pelearme con el tipo más grande del bar.

¿Ves cómo al final eres tú, mi amor, la que inicia todas las guerras del mundo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s