Microversos XIII

Estándar

Los años adormilan la memoria
que encierra los besos que callamos.

 

Sales a la calle buscando una sonrisa que te salve
del ron más amargo de la memoria.
Lees un viejo poema escrito en los ojos de aquella chica menuda
que te observa desde el cristal indiferente del autobús.

Suspiras, y te resignas a esperar tiempos mejores.

 

El amor es el espacio comprendido entre el primer beso
y el último abrazo.

 

A pesar de todos los gritos que nos ahogaron,
todavía recuerdo el susurro de tus palabras en mi espalda.
Hay cosas que el odio nunca pudo borrar de mis sonrisas.

 

Me amaste como si fuéramos dos extraños que se encuentran,
y no se reconocen.

 

Algunas veces la vida es un crimen que sucede lentamente.
Otras veces estás tú.

 

Creía que eras Buenos Aires,
pero quizá fueses Oslo, Copenague, Estocolmo,
Dublín o Aberdeen.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s