De cicatrices y finales

Estándar

 

No debí preguntarte por aquellas fotos de familia
que nunca colgaron de tus paredes.
Ni por los peluches que recuerdan una infancia que nunca tuviste.

No debí hablarte en aquel bar pensando que serías una chica cualquiera.
Ni invitarte a la última copa en mi casa,
mientras el alba bañaba las aceras.

No debí hacerlo para no ver más allá de los miles de piercing que adornaban tu cuerpo,
Para no oírte llorar a escondidas lamentando que el sexo sea sólo la forma de salir huyendo.

No debí hacerlo
porque ayer me enteré que tu pasado eran cicatrices y heridas.
Que yo fui el único que te quiso, aunque fuese una noche,

antes de que saltases desde aquella azotea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s