Ensayo sobre la desconfianza

Estándar

 

Urgía atrancar puertas y refugiarnos.
Sobreviviríamos si conseguíamos mimetizarnos
con aquellos extraños que nos odiaban,
y huir persiguiéndonos a nosotros mismos.

Así fue como la libertad murió lapidada
Por los que más la añoraban.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s