Lágrimas

Estándar

Vi pasar la caja donde me dijeron que estaba tu pequeño cuerpo, tan quieto como cuando dormías. Y sin embargo, no dormías, pues no podía tocar esos pequeños dedos, ni ver tus cabellos sobre la almohada. Ya no dormirías más, y yo no volvería a contarte esos cuentos que hacían que te quedaras tan quieta como estás ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s