Trata de salvarte

Estándar

Quino

A veces recurro a Mafalda cuando quiero salvarme, cuando creo que no puedo soportar tanta estupidez y tanta ceguera. Cuando me pesan demasiado los dramas y la indiferencia de mi vecino. Cuando alguien llora en una eliminatoria de su equipo de fútbol y cambia de canal cuando toca ver a niños (iguales a tus hijos, esos a los que apenas dedicas media hora de tu tiempo libre los fines de semana) llorando, muriendo, sufriendo, por nuestra estupidez.

A veces me salva la poesía, una vieja canción de mis autores, un libro que descubro por casualidad, o sus abrazos entre las mantas. Un desayuno con ella, escuchando un disco como en los años cincuenta. Otras veces es un video gracioso de un gato o un perro, o la creencia de que a lo mejor, con un poco de suerte y de lucha, podrían cambiar las cosas.

A veces no me salva nada, y creo que todo se irá derrumbando poco a poco, hasta que pisemos sobre las ruinas y los huesos de nuestros antepasados y lloremos con los pies ensangrentados de nuestra propia torpeza.

Sé que sería más feliz sin preocuparme, viendo el fútbol y cenando en el Mc Donalds los días de cine. Cambiando de canal si el telediario viene amargo.

El fin de la historia parece inevitable, y no puedo culpar a la gente que prefiere encender el gas y esperar que el sueño les visite lentamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s