Reflexión de un pirómano arrepentido

Estándar

Lo malo de los pirómanos
es cuando pasan de admirar el fuego,
a quemarse en él.
A nosotros nos pasó lo mismo.

Incendiamos Madrid cubriendo de besos las aceras.
Envidiosos aquellos que nunca supieron
amar hasta el orgasmo.

Despreciamos todas las creencias
que prohibían el coito por placer.
Derribamos las estatuas cerradas de mente,
y los museos que cobraban entrada.

Y cuando se nos acabó la gasolina
y dejamos de sentirnos fuego eterno,
nos fuimos sin lágrimas.
El último, que llame a los bomberos.

Anuncios

Acerca de luiscanoruiz

Naci en 1987 en Valladolid. Soy escritor y poeta. Actualmente tengo un poemario, "VerS.O.S.", y tres novelas, "Los últimos días de noviembre", "Cómo Sobrevivir a Carla" y "Mike.316: Ángeles Caídos". Puedes consultarme más datos sobre mi en el resto de enlaces del blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s