Archivo de la categoría: Varios

Nueva novela: Mike.316, Ángeles Caídos

Estándar

 

Aún sigo sintiendo nervios cuando nace una novela. Cuando el primer ejemplar llega a mis manos como un libro asustado y lo sostengo con una mezcla de duda y orgullo. Cuando consigo terminar una obra y puedo verla volar entre miles de ojos que la disfrutan.

Sigo sonriendo cuando Mar Argüello pone luz a mis palabras, cuando seguimos con esa mezcla de imagen y letras que siempre nos ha hecho especiales. Cuando seguimos siendo compañeros de aventuras, de vida.

Y ésta vez, sonrío al escribir una novela en compañía, con el reto que supone eso, con todo lo bueno y el trabajo que hay detrás. Ha sido un viaje bonito que quizá recorramos de nuevo.

Mientras tanto, disfrutadlo.

mike-316_1

Cuando Alex Suñer llega a la comisaria de Villaverde, su primer destino como Policía Nacional, no se imagina que una tarde de verano pueda convertirse en un auténtico infierno. No se imagina es que esa primera tarde hará que cambie para siempre su vida y se tambalee todo en lo que cree. A pesar de su inexperiencia, deberá crecer al ritmo trepidante de los acontecimientos, aprender para dar caza a un asesino de policías.
El apoyo al ciudadano se entremezcla con el compañerismo y la amistad, hasta convertir el trabajo cotidiano de cualquier policía en una dura prueba de resistencia.

Una novela policíaca que trascurre en las calles de Madrid, en los distritos de Usera y Villaverde, abordo de un coche patrulla y sus integrantes, miembros del G.A.C. (Grupo de Atención al Ciudadano). Su elevado ritmo cinematográfico hará que te falte el aire y que no puedas dejar de leer hasta el final.

¿Qué es ser Policía en los tiempos en los que la vida de tus compañeros, la tuya propia, pende de un hilo?

Puntos de venta:

El Corte Inglés, Amazon y Bohodón Ediciones

Anuncios

No soy mujer

Estándar

No soy mujer,

tengo la suerte de poder andar por la calle a altas horas de la madrugada sin miedo a nada, sin esquivar miradas ni grupos de hombres.

La calle es mía.

No tengo hijas, y a veces pienso que eso es una suerte en este mundo no tener que preocuparme día tras día por enseñarla a luchar a contracorriente, contra todo y contra todxs por tener un hueco en la sociedad.

No me gustaría tener que consolarla cada vez que alguien la hubiese acosado o piropeado, y ella se sintiese tan pequeña que no pudiese gritar, tan impotente porque en este mundo primase el derecho a decir lo que quieras a alguien (encima que la digo algo bonito) en vez de su derecho a caminar tranquila y sin miedo.

Tengo la suerte de no estar angustiado por si llegará bien a casa, o si recibiré una llamada suya o de la policía diciéndome que mi hija ha sido violada porque iba por la calle sola (valiente delito será ese).

No tengo hijas,

Pero tengo hermanas, tengo novia, tengo una sobrina, y me jode tener que preocuparme por ellas cuando ellas deberían no tener que preocuparse. Me jode poner el foco en lo vulnerables que son al acoso masculino, cuando el foco debería ponerse en la falta de educación de tanto desgraciado que se cree que la calle es suya, que tiene derecho a decir lo que quiera y que ofenderse es ser susceptible.

No soy mujer,

que jodido es decir que es una suerte.
 Au bout de la rue (Court-métrage)


<p><a href=”https://vimeo.com/159637818″>Au bout de la rue (Court-m&eacute;trage) English subs</a> from <a href=”https://vimeo.com/maximegaudet”>Maxime Gaudet</a> on <a href=”https://vimeo.com”>Vimeo</a&gt;.</p>

Consejo para atravesar tormentas

Estándar

Ante cualquier situación crítica, en una tormenta o durante una vorágine, la única consigna posible es sobrevivir sin perder lo que somos. Uno debe saber que nada de lo que allí ocurra va a tener demasiadas consecuencias en el futuro. Dejará heridas y pérdidas, pero si se sobrevive, habrá sido un éxito. Otra cosa distinta es cómo nos reconstruiremos después.

Lo más importante es tener claras algunas premisas sobre la estrategia a seguir. No se pueden hacer grandes cambios, a no ser que la situación sea desesperada. El timón tiene sus propias particularidades, y si lo mueves bruscamente, el barco perderá su capacidad de gobernarse. Los cambios o correcciones responden a un sólo objetivo: salir de esa situación.

Si nos encontramos parados en medio del mar, debemos fabricar remos y movernos despacio hasta que cojamos inercia. No podemos hacer explotar la Santabárbara y esperar que ello nos propulse, porque el impulso nos tirará del barco, para dejarnos nuevamente parados en medio del mar.

Los cambios han de venir despacio, así, si nos equivocamos, al contravirar no volcaremos. Es una cuestión de fuerzas. Y una vez haya pasado lo peor, y aunque los daños hayan sido grandes, podremos empezar a poner en marcha esa táctica que nos defina y nos haga felices.

Porque para vivir hay que sobrevivir. Siempre.